Estancia Maria Behety | Tierra del Fuego | Pesca
272
page,page-id-272,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-5.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive

El Grande es uno de esos ríos que los amantes de la pesca con mosca seguro tienen anotado en su bitácora de viaje. La historia cuenta que John Goodall sembró huevos de trucha en esas aguas. A partir de este hecho,  y gracias a la riqueza del mar austral floreció el mejor río del mundo para la pesca de la trucha marrón de mar.

Debido al hábitat rico en nutrientes y a la ausencia de depredadores, las truchas marrones alcanzan aquí hasta 16 kilos de peso. La temporada de pesca comienza en noviembre y finaliza a mediados de abril. Con el fin de preservar la especie, la capacidad esta limitada y la pesca se realiza bajo el método de pesca y devolución.

La estancia Maria Behety cuenta con 2 lodges, con capacidad de albergar hasta 18 cañas por día en total.

El equipo de Guías de la estancia tiene una gran experiencia y un enorme conocimiento de los diferentes pools para que los pescadores tengan una estadía inolvidable. La calidad humana y su pasión por la pesca es lo que los hace los mejores.

GALERÍA DE FOTOS

LA VILLA LODGE

La Villa de la Estancia María Behety es el lodge de pesca más lujoso del Río Grande. Está ubicado en el casco histórico donde antiguamente funcionó la casa principal de la estancia. Reconstruida a nuevo a fines de la década de los 90, La Villa cuenta con 6 habitaciones en suites con ducha y jacuzzi, un amplio comedor y una sala de estar con una barra donde cuentan las historias de la pesca del dia.

Para el esparcimiento, La Villa cuenta con una sala de snooker, televisión satelital , internet y mesa de cartas. Los huéspedes pueden disfrutar allí de un excelente y variado menú y de una vasta selección de 4000 botellas de vinos que reposan en la bodega.

EMB LODGE

El EMB Lodge está emplazado a 15 kilómetros del casco de la estancia sobre una meseta donde se contempla el corazón del Rio Grande.

Construido exclusivamente para funcionar como lodge de pesca, es el lugar elegido por grupos más numerosos de pescadores que prefieren contemplar el rio en todo momento.

Esta casa cuenta con 8 habitaciones en suites, un amplio comedor y una gran sala de estar con chimenea y bar. El menú y los vinos, al igual que en La Villa, es variado y cuenta con un Quincho donde todas las semanas se preparan comidas asadas para los huéspedes.